[Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Viajáis en representación de vuestras respectivas familias a una fiesta en Tierras Imperiales, cerca de la frontera Grulla y Cangrejo. Portáis modestos regalos para Seppun Hayumu, Daymio anfitrión y representante del Emperador en esas tierras. De camino a la fiesta hacéis un alto en el palacio de un Daymio menor en tierras Grulla, que es vasallo a su ver del Emperador, Doji Haruki os recibe en un palacio modesto, en una pequeña aldea que apenas tiene una casa del te y una herrería. Lo que prometía ser una estancia tranquila se complica con un suceso transcendental.

Director: Zilus y Helen
Jugadores: Persephone, Vincent, Innominado, Luismontmart, Ilceren
Plazas Libres: -
Reservas: -
Turnos: Semanal

Moderadores: Zilus, Helen

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 23 Mar 2014, 02:20

Entrevista con Seppun Kazumi.

Kazumi miró con cierta cordialidad reservada al ronin. La idea podría haber sido buena, pero no en aquellas circunstancias.
- Ronin. - Le dijo. - Cuanto menos sepa Haruki de la maldición, mejor para él. Es mucho mejor que piense que le han robado las espadas, a que soporte la idea de que le regalaron unas espadas malditas. Eso podría crear malentendidos y conflictos innecesarios entre ambas familias. Por eso mismo... - Se volvió hacia Raidon - Vuestra oferta me resulta inaceptable. Lo que haremos será lo siguiente. Me batiré en duelo. Si gano yo, me llevaré los trozos para dispersarlos a los cuatro vientos y os olvidareis de mi. Si ganáis vosotros, pues... haced lo que queráis.

- Bueno ronin. Es hora de un duelo. Enséñame si sabes usar ese trozo de metal debidamente.
- dijo secamente sin esperar a ver si aceptaban el duelo impuesto.

:offtopic:
Primero de todo, que te diviertas Raidon.
Si no quieres respetar el duelo, pues ataca cuando quieras y lo consideraré escaramuza. Sino pues espera a que Keiji la mate.... o se muera. Así mientras disfrutas de tu viaje y yo no retraso más lo inevitable.
Isildur, cuando quieras tiras iniciativa y demás. Haremos solo un asalto hasta saber si Raidon quiere intervenir o no.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Avatar de Usuario
Isildur
Mensajes: 7095
Registrado: 21 Abr 2007, 01:15
Ubicación: La Muralla Kaiu

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Isildur » 30 Mar 2014, 14:49

Keiji

El ronin acepto el desafio de la Seppun. Su mirada irradiaba confianza, si bien Keiji tambien la tenia.
El combate empezo con la sorprendente velocidad de la samurai-ko, que cogio por sorpresa al ronin.

En un abrir y cerrar de ojos, ya tenia un corte a la altura de su pecho.
Trato de impactarla con su no-dachi, pero de nuevo su velocidad le sorpendio.

El intercambio de golpes seguia, pero por ahora Keiji se habia llevado tres cortes, dos de ellos bastante profundos y seguia sin encontrar la manera de acertar a un objetivo tan veloz.
Apreto los dientes y se lanzo de nuevo al ataque.

OR: He editado el mensaje, ya puedes tirar para el 4º Asalto, donde esta vez si, caigo casi seguro. Saludos!

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 01 Abr 2014, 12:13

Entrevista con Seppun Kazumi.

La Miharu sentia respeto por el no-dachi que manejaba el ronin. No obstante, no tenia claro si sabía manejarlo con la destreza adecuada. Era un arma voluminosa, pero ella sentia confianza con su daisho, y cierta afinidad con su katana. Asi que sin más, se enzarzaron y las armas decidirían quien era el más rápido. Le golpeó una vez, con cierta prudencia y esperando su mejor golpe, que nunca llego. Parecia inexperto, no obstante pensó que era para que se confiase y decidió lanzar un segundo golpe con pasos más cortos para protegerse con más facilidad esquivando el arma. Sin embargo lo habia herido en el pecho y las costillas y el ronin respiraba con dificultad. Ella le ofreció retirarse pero él desdeño su ofrecimiento lanzándose otra vez.

Nuevamente él fallo y ella acertó. El golpe fue en el abdomen para que el ronin sangrase en abundancia. Nuevamente ella le ofreció retirarse, pero el ronin parecía reacio a ello. Así que ella le dio un nuevo corte en la axila el cual fue suficiente para que Keiji cayera escupiendo sangre.
- Coged el daisho maldito y largaros. Si pensáis devolvérselo a Hiroki-san recordad mis palabras y el daño que podéis hacerle. Yo de cualquier modo, ya he cumplido con la palabra de mi señor. No tengo nada más que hacer aquí.

Los hermanos Iwasaki miraron con ferocidad a la miharu. Luego miraron al grueso Hida y a la dragón. Entre los cuatro tenían una oportunidad de hacer justicia. A sus ojos ella era una ladrona y debía pagar con sangre como tal. Sin embargo estaba claro que enfrentarse a ella se pagaría con sangre. No era una decisión fácil, como no había sido fácil quedarse mirando sin interrumpir el duelo. Pero ya no había ningún duelo... Si acaso un ronin derrotado frente cuatro samuráis.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

luismontmart
Mensajes: 148
Registrado: 08 Oct 2012, 09:31

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por luismontmart » 05 Abr 2014, 13:27

HIDA RAIDON

- Coged el daisho maldito y largaros. Si pensáis devolvérselo a Hiroki-san recordad mis palabras y el daño que podéis hacerle. Yo de cualquier modo, ya he cumplido con la palabra de mi señor. No tengo nada más que hacer aquí.


Contemplo el rostro serio de kazumi; su cuerpo aún tenso por la adrenalina de la lucha contra el ronin. Su respiración está acelerada y su piel se encuentra bañada en sudor; el pelo pegado a la frente. En otras circunstancias encontraria la escena profundamente erótica...
Pero la lealtad a un compañero es mi única preocupación. Keiji está herido. Ha sido un duelo de una gran dureza contra una rival más experimentada. Sin duda ha sido un gran combate. Me arrodillo junto a él y rodeándolo con mis brazos le ayudo a incorporarse. El suelo no es el lugar adecuado para quien se ha batido con tanta valentía.
Keiji se aferra a mi armadura y hace un gran esfuerzo por mantener sus piernas rectas. Aún sin pertenecer a ninguna familia su porte es más digno que muchos de los hombres nobles que conozco. Con su mirada reconozco un gesto de agradecimiento y veo que consiente con las pretensiones de kazumi. Ha vencido en el duelo y tiene el respeto de keiji. No soy quien para decidir en este caso.

-Márchate entonces. Nosotros devolveremos el daisho a su legítimo dueño. Maldito o no, no se le puede prohibir a Haruki sama de su daisho como a un niño al que se le deba prohibir tener un juguete. ¡Vete entonces!- Le digo alzando la voz- Te marchas sin enmendar tu acción. Si es cierto lo que dices podrías haber hecho algo más útil que robarle a quien te abrió las puertas de su casa y convertirte en la ladrona de su daisho.

Sin esperar la respuesta de kazumi me doy la vuelta acompañando a keiji. El resto parece haber comprendido el sentido de lo que he dicho. Haruki sama debería creer la versión de todos los que estamos aquí.
Mis compañeros empiezan a tratar las heridas de keiji. Mis conocimientos sobre medicina no son todo lo expertos que me gustaría para estos casos. No quiero empeorar su estado de salud.
Mientras me dirijo al daisho roto. Intento recordar lo poco que sé acerca de estos temas escabrosos. Tal vez rodearlo con ropa sin llegar a tocarlo directamente?

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 06 Abr 2014, 12:23

De regreso a tierras Cangrejo.

Tras el duelo, Kazumi se fue sin envainar su katana, ni limpiarla siquiera. Por su lado, los grulla parecían tensos, pues el robo había sido a un daimyo de sus tierras y parecían que iban a saltar en cualquier momento. Las palabras de Raidon, aminoró la tensión. Eso únido al comentario de la dragón;
- Si Haruki tiene su daisho, y sabe quien lo rompió, es como si le hubiésemos entregado al culpable. Él sabrá que hacer.

Así que ayudando a Keiji con una camilla improvisada y tirada por un par de caballos llegaron de noche a Wachimasu. No tuvieron problema en alquilar habitaciones, y Megumi insistió en pagar los gastos de la misma, así como un médico para el ronin Keiji. En cierto modo, se sentían culpables ya que debían haber sido ellos los que hubieran empezado el duelo, o mejor aún ajusticiado sin necesidad de duelos. Sin embargo, aunque se les leía la culpa en el rostro, no dijeron nada.

Al buscar al antiguo compañero shugenja, éste parecía haberse ido, o al menos nadie sabia de su paradero. La dragón no obstante, llevó los fragmentos al herrero y le preguntó si podía unirlos. La respuesta del herrero fue...
- ¡Claro!. Puedo cancelar todos mis trabajos y ponerme con ese daisho. Me costará un par de días si es que podéis esperar ese tiempo, samurai-samas. Seguramente a última hora.

:offtopic:
Supongo que esperáis, dais tiempo también a que se recupere un poco Keiji, y vais a verlo todos juntos. ¿no?. ¿O preferís llevarle el daisho roto a Hiroki, por lo que pueda pasar al estar malditas?.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Avatar de Usuario
Isildur
Mensajes: 7095
Registrado: 21 Abr 2007, 01:15
Ubicación: La Muralla Kaiu

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Isildur » 08 Abr 2014, 15:21

Keiji

Con la ayuda de sus compañeros, especialmente de Raidon, pudo llegar de una pieza a Wachimasu.
Muchas gracias... lamento no haber podido ser de mas utilidad. dijo, mirando al Hida con el rostro cabizbajo.

Habia sido una derrota inesperada, pues creia en sus posibilidades, pero de todas las derrotas hay algo que aprender.
De nuevo en la aldea Cangrejo, sus compañeros parecian dispuestos a reforjar la espada, si bien Keiji no las tenia todas consigo.
Si se reforja la espada, ¿no hay riesgos de que persista su maldicion? Sea como sea, no me pertoca a mi decidir. comento con humildad.

luismontmart
Mensajes: 148
Registrado: 08 Oct 2012, 09:31

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por luismontmart » 13 Abr 2014, 11:24

HIDA RAIDON

Wachimasu continuaba la reparación de los daños causados por la anterior lucha contra las fuerzas enemigas que la habían atacado. Aquí y allá los atareados ciudadanos cortaban troncos y claveteaban las maderas recomponiéndo las estructuras arruinadas por el fuego. El trabajo siempre ayuda a superar los malos momentos de estas gentes.
Despues de alojarnos me paseo por las calles del pueblo. Hablo con algunos guardias y bushi con la intención de escuchar cualquier rumor o información que pueda indicarme dónde puedo encontrar algún experto en la mancha...alguien que pueda ayudarnos con el daisho.
No parece que nadie pueda ayudarme y regreso junto al resto.

-Si se reforja la espada, ¿no hay riesgos de que persista su maldicion? Sea como sea, no me pertoca a mi decidir...- dice keiji mientras come un bol de arroz.

La samurai dragón ha averiguado que el herrero podría intentar reparar el daisho roto. Ahora nos encontramos ante la disyuntiva de forjar de nuevo los trozos rotos o de acudir con el daisho roto ante la presencia de haruki.

-Creo que nos equivocaríamos si intentásemos recomponer las espadas.- Miro al resto del grupo mientras aparto a un lado mi propio bol de arroz y lo dejo junto a los otros tres platos que ya me he comido.- Keiji tiene razón. ¿De qué nos serviría unir los trozos rotos de las espadas? No engañaremos a Haruki ya que solo un gran maestro artesano sería capaz de recomponer el acero de esas espadas sin que llegase a notarse. El equilibrio , el peso y la gracia de ese daisho no se recuperará con la mano de un herrero de wachimasu me temo. Deberíamos acudir ante Haruki sama con el daisho roto tal y como lo recuperamos.- Hago una pausa y le pido a la camarera que traiga un nuevo plato de verduras cocinadas al vapor y una nueva taza de sake- Deberíamos quedarnos en wachimasu un dia o dos hasta que nos recuperemos todos. Mientras seguiré preguntando y buscando alguien que pueda ofrecernos un poco de luz sobre como tratar con objetos malditos- Miro el plato de Keiji. Un pescado bien servido con salsa dulce y acompañados de bolas de arroz bañadas con salsa de vinagre y almendras- ¿No vas a terminarte eso...?

Esa tarde me paseo después de una merecida siesta. En las casas situadas fuera de wachimasu encuentro una granja en la que los trabajos no avanzan al ritmo "normal". Una mujer joven carga troncos ella sola e intenta recomponer su casa. El tejado se ha derrumbado. Seguramente el fuego de los trasgos y la posterior lluvia han destruido su humilde casa. La veo martilleando una tabla sobre el tejado. Se le resbala y se le cae al suelo. La mujer mira la tabla impotente desde el tejado al cual acababa de subir. La veo llorar...en silencio.
Con determinación desciende para reanudar su tarea una vez más. Me acerco a ella sin ocultarme. Me ve y se asusta. Deja la tabla y corre a coger el martillo que llevaba atado a su cintura.Lo sujeta por encima de su cabeza amenazándome con él. Su mensaje está claro. Está sola, lo ha perdido todo...y todo le da igual. Me mira intentando averiguar el propósito de mis intenciones. Pero ni yo mismo las conozco...
Su mirada desciende y mira con horror mi tetsubo, el cual asoma desde mi espalda por uno de mis costados. Reconozco que el aspecto de sus afilados clavos y sus protuberancias debe resultarle de lo más preocupante. Es un arma de guerra; y es de la guerra de lo que quiere huir.

Aprovecho el instante en el que se distrae para arrebatarle el martillo. Me mira con sorpresa y retrocede un par de pasos. Me mira asustada. De repente rompe a llorar y cae de rodillas. Se derrumba ante mí porque me teme y porque ya no tiene fuerzas para seguir luchando contra todo. Es evidente que está sola y que el que fuera su esposo joven no está ya con ella. No pregunto cual ha sido su destino.
Paso junto a ella y recojo la tabla del suelo. Subo al tejado y comienzo a clavarlo a la estructura. Veo a la mujer aparecer desde el porche de la casa. Me mira aun más sorprendida que cuando creía que iba a hacerle algo malo. Me pasa otra tabla...

Esa noche cenamos bajo el recién estrenado tejado que ambos hemos construido. Al principio hablamos poco; al final no paramos de hablar. Rie y me pregunta sobre castillos y sobre las tierras y paisajes más allá de wachimasu. Le cuento lo que sé y me rio cuando me cuenta cosas de su infancia. Nadie hablará esta noche de guerra...pero si haremos el amor hasta el alba.

Imagen

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 13 Abr 2014, 13:42

El final.

Tras la decisión unánime, decidieron llevar los fragmentos de las espadas tal cual ante Haruki. Tras casi una semana, partieron de Wakamasu de regreso a tierras grulla. Durante ese tiempo Keiji se recupero con rapidez, Raidon pudo disfrutar de la compañía nocturna que podía comprar su dinero o "su enorme presencia", Kurien de la extraña armonía que reinaba en el pueblo, mientras que Kazuma y Megumi solo recibían miradas hostiles y precavidas. Los pueblerinos trataban de no acercarse a ellos, bien por ser samuráis, bien por ser extraños, incluso el Hida, aunque no rehuían la conversación si se acercaban. Cuando preguntaban sobre maldiciones u objetos malditos, se encogían de hombros o simplemente guardaban silencio.

Tras ese tiempo partieron a tierras grulla. Según se acercaban, los hermanos Iwazaki parecían revitalizarse y sentirse más alegres. Cuando llegaron a la entrada de Haruki, vieron fuera a un centenar de pasos de la entrada cerca de una veintena de caballos. La mitad de ellos tenían sobre sus grupas jinetes con lanzas, en cuyas espaldas ondeaban banderines con el mon de la familia Tsuruchi. Aunque no había ni rastro del resto de los jinetes.

En la entrada, hay tres caballos y une docena de ji-samurais pertenecientes a Hiroki. Al parecer los preparativos para asistir a la fiesta de los Seppun. El jardinero reconoce a Kazuma y llama a un grupo de heimins para que atiendan los caballos y los lleva ante la presencia de su señor, Haruki Daiori. En una pequeña sala con tatami y sin apenas paredes, se puede ver a ambos lados el jardín interior y el jardín de arena de la entrada.

El daimyo grulla pregunta por su daisho, al recibirlo y ver los fragmentos deja caerlos al suelo sorprendido. De repente, se escucha el sonido de latidos resonando en el aire. Las espadas rotas brillan con un enfermizo tono verdoso. El aire brilla con una luz trémula mientras las fronteras de Ningen-do se pliegan y fluctúan. Frente al arma se alza la silueta fantasmal de un samurái en armadura completa. Desenvaina un reflejo fantasmagórico de la espada de Daiori de su espalda y lanza a los presentes una sonrisa salvaje y depredadora.

El Gaki que fue Seppun Daiori se muestra deseoso de atacar de inmediato. No es posible razonar con el fantasma, ya que sufre el tormento constante del canto de sirena del reino demoníaco en el que habita.

:offtopic:
Bueno, espero que no os parezca que vamos demasiado rápido. Quizás alguno quisiera ir solo con el wakizashi, pero considerad que como ya os conocen no es necesario que os presentéis ante Haruki sin armas, ya que en teoria solo es un momento... Así que estáis armados. Hala... iniciativas y demás.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 22 Abr 2014, 12:36

El final.

Imagen

El fantasma vengativo se detiene de repente donde está, derramando sangre espectral de sus muchas heridas. Sus ojos se vuelven marrones y el fantasmal brillo verdoso desaparece por completo. El fantasma se inclina profundamente ante aquellos con los que ha combatido. Se desvanece en el aire, dejando tras de sí tan sólo la espada fantasmal en el mundo real. Sin una mano que pueda aferrar su empuñadura, la katana fantasmal cae, y se funde con
la katana de Seppun Daiori reconstruyéndola. El mundo vuelve a quedar en silencio, sin tan siquiera un atisbo del combate que se ha producido momentos antes.

Haruki, se acerca y recoge la katana del suelo. Luego, mira a todos y sus ojos se detienen en Keiji.
- Has luchado bien, te has ganado esta katana. Sin embargo eres ronin y...
- Y ese criminal vendrá conmigo.... ¡encadenado o muerto!. - Interrumpió el Tsuruchi. Raudos, cuatro ashigaru del clan avispa apuntaron con sus lanzas al ronin haciendo caso omiso de los otros samuráis.
- ¡¿Un criminal?!. ¡Pero eso, es imposible!. Acabamos de ver todos como noblemente a arriesgado su vida defendiéndome luchando contra esa... esa aberración!. - replicó Haruki defendiendo a Keiji.
- Eso es lo que parece Haruki-dono. Pero no debéis dejaros engañar de las apariencias. Ese hombre era un ladrón, hay una recompensa por su cabeza y va de acá para allá esgrimiendo mentiras. Lo que acabamos de ver, no es más una lucha defendiendo su miserable vida aprovechándose de la ayuda de otros samuráis. - dijo con tono acusativo el cazador de recompensas.
- ¿Es eso verdad?. - Preguntó Megumi . - ¿Eres un miserable ladrón!?.
- Tiene que serlo. - dijo rapidamente el tsuruchi sin dar tiempo a nadie a responder. - De otro modo no habría un precio por su vida.
- Bueno, sea como fuere. Está en mi propiedad, y es innegable lo que he visto. Así que está bajo mi protección. No podéis... - dijo Haruki defendiendo al ronin.
- Si defendéis y protegéis a este criminal os estáis condenando a vos mismo. - Dijo el tsuruchi.
- Conozco las leyes Kanada-san. Tal vez sea así en las tierras mantis. Pero eso no tiene validez en mis tierras. Si no os gusta mi manera de hacer las cosas, ya sabéis donde esta la salida.
El cazador de recompensas abrió la boca apuntando con el dedo a Keiji, pero se calló dandose cuenta de que no iba a conseguir nada más dando media vuelta seguido de sus ashigarus.

- Como decía... Esta katana es tuya ronin. Como no puedes llevarla, la dejaremos aquí a menos que quieras que la lleve otro samurái.
Tras entregarle la katana, se fueron todos. Megumi seguía mirando a Keiji esperando una respuesta. Su hermano estaba en posición centrada en previsión de un combate. Kurien, tras limpiar sus armas, las enfundo y se sentó en el suelo.
- Si. Creo que tiene algo que explicar. - dijo la samuraiko.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Avatar de Usuario
Isildur
Mensajes: 7095
Registrado: 21 Abr 2007, 01:15
Ubicación: La Muralla Kaiu

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Isildur » 23 Abr 2014, 16:18

Keiji

El gaki Seppun se abalanzo sobre ellos sin dudarlo. Keiji sintio como sus nervios se alteraban y le invadia una sensacion que hacia mucho tiempo que no recordaba; el Miedo.
Aun asi, se esforzo por no perder el control de su cuerpo y se abalanzo con todo al ataque.

Pese a un primer intento fallido, su segundo impacto logro dañar al gaki con cierta gravedad, lo que satisfacio al ronin.
Con la ayuda de sus compañeros, finalmente pudieron terminar con su enemigo.

Pero los problemas para Keiji no terminaron alli, pues un Tsuruchi le acusaba de ladron y decia haber visto su retrato en carteles.
El ronin se quedo algo perplejo, sin saber como reaccionar, hasta que Haruki le defendio exigiendo al Tsuruchi que se retirara.
Sin embargo, Megumi seguia sospechando de el, y su hermano seguia con su mano en la empuñadura.
No soy ningun ladron. dijo con convencimiento, mirando a la Grulla a los ojos. Sin embargo, en el pasado cometi actos de los que no me siento orgulloso. Para redimirme, he defendido a heimin y gente indefensa todo este tiempo, sin esperar nada a cambio. Como esta aventura, de la que no esperaba nada.
No creo que merezca esa espada, Haruki-sama, creo que la mereceria mas Hida Raidon-san, quien confio en mi desde el principio y ha liderado la expedicion.
dijo, haciendo una profunda reverencia.

luismontmart
Mensajes: 148
Registrado: 08 Oct 2012, 09:31

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por luismontmart » 25 Abr 2014, 17:26

HIDA RAIDON

El combate había sido duro...y muy incomprensible como todo lo que rodea la pestilente marca de Fu Leng. Y sin embargo no se habían acabado aun las sorpresas.

- Y ese criminal vendrá conmigo.... ¡encadenado o muerto!- había sentenciado un Tsuruchi.

No acabo de comprender muy bien la discusión que sigue a continuación y en la que el mismo Haruki sama se pone de parte de Keiji. Le avala con su propio honor por lo que acabamos de hacer.
Tras estas palabras todos quedamos sorprendidos por la propuesta que Haruki sama hace al mismo keiji.

-No creo que merezca esa espada, Haruki-sama, creo que la mereceria mas Hida Raidon-san, quien confio en mi desde el principio y ha liderado la expedicion.-Sugiere el ronin.

Aun dolorido por mis heridas abiertas apenas puedo mantener la compostura para saber como comportarme y que decir. ¡Por todos los onis del jigoku! ¡Soy un cangrejo! Las palabras no son lo mio.

-Mi señor Haruki sama. Cuando comprometimos nuestro honor en recuperar su daisho , personalmente lo hice por limpiar el buen nombre de mi familia. Para arrancar de cuajo cualquier nueva sospecha sobre mis hermanos del clan. Y sin embargo después de lo que acabo de ver...Después de ver que ofrece su daisho a uno de nosotros...Creo que me equivoqué al juzgarlo mal en aquella ocasión. Hoy volvería a poner en riesgo mi vida y lo haría por el buen nombre de mi señor Haruki sama.- Me arrodillo y saludo a mi señor Haruki sama. Tal vez lo haga con poco protocolo, pero lo hago con toda la promesa de mi honor. - No solo sois grande en vuestro honor sino también en vuestro juicio. Es keiji quién más merece ese daisho. Yo tenía un motivo que me comprometía a mí y a mi familia. Keiji lo hizo, simplemente, porque era lo correcto. Siguió la senda del bushido en total ausencia de egoísmo.

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 26 Abr 2014, 01:41

El final.

Tras las palabras de rechazo del ronin, Keiji, la espada parecía iba a ser entregada al cangrejo, Raidon. Éste también rechazo la espada devolviéndosela al ronin nuevamente.
- Si ninguno de los dos la quiere, la tomaré yo. - Dijo la dragón, Kurien, simplemente para poner fin a la discusión* en un tono que desmentía la desease.
- Bueno, queda en vuestra mano decidir si aceptáis mi regalo o si preferís dársela a ella. Yo partiré en breve a la fiesta de Ayumu Seppun. A pesar de todo, no puedo rechazar su invitación y debo asistir. Aunque no me cabe duda que no recibiré ningún reproche por no llevar su daisho. Podéis quedaros un día en mi palacio. Luego mi familia vendrá a reunirse conmigo, así que lamentándolo mucho... deberéis decidir a dónde ir.

:offtopic:
Cuando puedas, que Keiji tire una de Sinceridad vs NO 20. Puedes meter hasta 2 aumentos si lo requieres para convencer a los grulla de tu inocencia.
Y aclaradme si te quedas o no la espada para daros la gloria, honor y PXs finales.
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Avatar de Usuario
Isildur
Mensajes: 7095
Registrado: 21 Abr 2007, 01:15
Ubicación: La Muralla Kaiu

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Isildur » 27 Abr 2014, 04:06

Keiji

Por el momento las cosas se habian calmado y el Tsuruchi se habia marchado con su sequito de ashigaru.
No estaba seguro de si sus explicaciones habian convencido a la impulsiva Megumi, pero mas no podia hacer, no era un experto cortesano.

Asintio cuando Kurien pidio quedarse las espadas, le parecia bien.
Muchas gracias por todo, Haruki-sama. Siempre recordare vuestra enorme generosidad. dijo, haciendo una profunda reverencia.

Luego, miro a Raidon y se dirigio a el.
Raidon-san, si no os molesta, me gustaria poder acompañaros de nuevo a tierras Cangrejo y poder comprobar aquello del Invierno de los Veinte Trasgos. dijo.

Su combate contra la Seppun le habia demostrado que aun no estaba listo para regresar a tierras Tejon y reclamar su sitio. Debia mejorar como guerrero y la oportunidad de hacerlo en tierra Cangrejo era muy tentadora.

OR: Tirada de Sinceridad 12. Saludos!

Avatar de Usuario
Helen
Mensajes: 6364
Registrado: 19 Oct 2007, 11:03
Ubicación: Encerrada dentro de una estrella.

Re: [Partida] Capitulo Uno - Un Regalo Envenenado

Mensaje por Helen » 27 Abr 2014, 12:43

El final.

Tras despedirse Haruki, y llevarse consigo su guardaespaldas y los ashigaru. Las heimin esperaron pacienes a que las armas fueran enfundadas. Tras la respuesta de Keiji, los hermanos Iwasaki no parecieron complacidos, pero la hospitalidad de su anfitrión les obligaba a mirar a otro lado. Así que enfundaron sus armas y en completo silencio, como si estuvieran solos, se fueron a sus habitaciones con dos heimins detras.

La dragón se encogio de hombros ante esa actitud. Las heimin procedieron a quitar las ropas y armaduras de los heridos y a limpiarles las heridas (separandolos con 2 biombos para cubrir su intimidad) y aplicar unas curas y vendajes.

Tras el comentario de de Keiji, Kurien dijo;
- En las tierras de mi clan hay algo parecido. Lo llaman... El Invierno de las Veinte Mariposas. - Luego se fue ya que no estaba herida en absoluto a su habitación.


Al día siguiente, por la mañana solo quedaban Hida Raidon y el ronin Keiji aparte de los hijos de Haruki con algo de la servidumbre. Los grulla habian partido con Haruki y su esposa a la fiesta de los Ayumu. Y Kurien, iba atraida por Kazuma. Afuera, esperaban diez ashigaru y el cazarecompensas del clan Avispa. Sin duda podrían librarse de ellos. Pero eso, ya es otra historia.

FIN
» "Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar. " -- Henry Louis Mencken.

Responder

Volver a “Legado de Tragedia [Leyenda de los Cinco Anillos 4a edición]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado